Cambia un jugador, no el juego

Con la designación de Massa en el Ministerio de Economía, un “operativo clamor” en los medios más poderosos afirmó dos cosas: que Massa es “superministro” y que Alberto ya no gobierna. Las dos afirmaciones son falsas.

Massa asume en Economía, pero no controla el sector energético, ni el Banco Central, ni la AFIP. Y los ministros de Agricultura y de Desarrollo Productivo no fueron designados de inmediato porque Massa tuvo que negociar hasta último momento esos nombres. Tan “super” no es.

Por su parte, Alberto desarrolla la relación con los gobernadores, por eso Manzur continúa como Jefe de Gabinete (cargo que quería Massa), el peronismo aliado a esos gobernadores y el sector piquetero, por eso el Movimiento Evita no se fue del FdT.

Lo que sí ocurre es que Cristina pierde centralidad, porque no puede vapulear a Massa como hizo con Alberto desde que asumió.

¿Y a qué viene Massa? A salvar el gobierno al borde del acantilado. Sus armas son dos: pedir plata prestada (para soltar algún bono) y ahorrar cada puchito que pueda (reducir subsidios, revisar planes, achicar dependencias estatales). En pocas palabras, más deuda y más ajuste.

El sector agropecuario tiene miles de millones de dólares en silobolsas. Pero no quiere liquidar la soja por dos razones: el tipo de cambio y el futuro del peso.

Recordemos que, hoy, el sector agropecuario vende a precio de dólar oficial, no del dólar blue. Recordemos también que el campo recibe pesos, no dólares. Y que a eso hay que restarle las retenciones. Ahí tenemos la primera razón (el tipo de cambio).

Pero supongamos que el gobierno le ofreciera al campo un tipo de cambio más beneficioso: ¿qué hace el sector agropecuario con pesos que mañana no le alcanzarán para pagar los costos de la siembra y la cosecha venideras? ¿Qué garantías tiene el campo de que liquidar la soja ahora es mejor que guardar los granos hasta el gobierno estabilice la economía?

Ése es el problema que Massa tiene en sus manos: necesita los dólares del campo como condición para que la cosa empiece a funcionar; y el campo no quiere liquidar la soja hasta que la cosa empiece a funcionar.

Por eso Massa sale a buscar plata fresca en el exterior del país. Por eso hará un recorte por aquí y otro por allá. Por eso intentará que el campo liquide poco a poco la soja y entregue algo de dólares. Mientras tanto, el campo espera sentado en silobolsas hasta que pase el temblor.

Los anuncios de ayer van en ese sentido. El tarifazo en servicios va a ser mayor de lo que se creía inicialmente. Lo importante es que cuando se habla de cortar subsidios, siempre se refiere a los laburantes. La burguesía choriplanera, contenta.

En resumen, la crisis sigue estando en el mismo lugar, sólo que es cada vez más grande y más aguda. Hubo un cambio de jugador pero no un cambio de juego.

Hay que cambiar el juego con un plan alternativo e integral que beneficie al conjunto de la población y no a las minorías de siempre. Ese plan existe, se llama ARGENTINA 2050 y se aplica por Vía Socialista.

1 comentario en “Cambia un jugador, no el juego”

  1. Sería interesante aclarar, QUIENES son los «exportadores» de commodities. Viterra, suiza, lidera con el 20%del mercado, luego Cofco(CHINA),con el 16%, luego Cargill (USA),15%, ACEITERA gral Deheza (aceite de soja, obviamente),13.9%, molinos agro,13.4%, ADM(USA), 12.5%. LA GRAN PREGUNTA ES: PORQUÉ ESE MERCADO está en manos, el 40% , de EEUU, el 20% suiza, y el 16% , china?????(( Y el resto, empresas «argentinas» que controlan el. MERCADO LOCAL en su totalidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.